martes, julio 22, 2008

Es un privilegio sufrir por amor, porque no hay consuelo.

Esther Seligson